Panamericana: El BID escuchó a vecinos de Chacras y pidió mejoras a Vialidad

Después de presentar notas y reclamos a la Dirección Provincial de Vialidad, Municipalidad de Luján, Fiscalía del Estado y BID, finalmente el organismo internacional que financia la obra de la Panamericana, el Banco Interamericano de Desarrollo, escuchó atentamente las objeciones planteadas por los vecinos frentistas de las calles Besares y Benito de San Martín.

La DPV que hasta el momento no había dado ninguna respuesta formal sobre los planteos, luego de la intervención del BID, no demoró más en enviar un comunicado en el que detalla que se frenará la obra entre el tramo La Tijera y la calle Los Pozos hasta que se llegue a un acuerdo sobre una propuesta superadora técnica y ambiental, que respete los forestales y el modo de vida que los chacrenses defendemos.

En una reunión virtual convocada por el BID con la posibilidad de participación de todos los vecinos que quisieran hacerlo, especialistas del organismo que financia la obra de la Panamericana -entre ellos Julieta  Abad a cargo de este proyecto puntual, y Zachary Hurwitz, especialista en Ambiente y Desarrollo Sostenible –  escucharon y tomaron nota de las objeciones técnicas de carácter social y ambiental presentadas por vecinos de Chacras.

 

El encuentro fue sumamente positivo ya que el BID se comprometió a intermediar con la DPV para llegar  acuerdos sobre una propuesta que atienda los reclamos formulados, fundamentalmente los que se refieren a la tala de árboles y las intervenciones de las calles Besares y Benito de San Martín. Quedó claro que nadie se opone a la mejora general de la Ruta 82 Panamericana, que en términos generales es aceptada y bienvenida, siempre que se preserven las calles de Chacras de Coria, sus cerros, arboledas, microclima y estilo de vida.

Fue muy diferente la disposición del #BID respecto a la Dirección Provincial de Vialidad para interiorizarse de los planteos. El organismo internacional  convocó a una reunión sin condicionamientos y solamente dijeron: QUEREMOS ESCUCHARLOS.
Días antes Vialidad aeptó una reunión con miles de condicionamientos, entre otros que solo fueran cuaro vecinos (mientras ellos eran más de 20). Lejos de querer escuchar, se turnaron para EXPONER SUS INAMOVIBLES ARGUMENTOS.

En la reunión con el BID los fundamentos explicados por los vecinos se basaron en la nota enviada al organismo donde se detallan los puntos negativos y falencias legales del proyecto en el tramo definido como Intercambiador Besares.

Argumentos

Será Irremediable el perjuicio en el paisaje a producirse por la construcción de un paredón de hormigón y rampas de tierra compactada en la calle Benito de San Martín (se muestra foto actual de la tipología propuesta y ya usada en el tramo I). Estos son materiales absorbentes/acumuladores de calor, que incrementarán el efecto de “isla de calor” en el sector.

Sabemos que las “ciudades sostenibles” son inclusivas y seguras para los habitantes y resilientes ante los impactos del cambio climático. El “enverdecimiento” de las ciudades aparece como una estrategia de diseño asociada al concepto de forma urbana sostenible. Es por ello que el reemplazo de la infraestructura verde existente por la infraestructura gris que propone el Intercambiador Besares, es un retroceso ante las apuestas de mejoras de las urbes a nivel global.

 

La obra en cuestión producirá empobrecimiento del ambiente natural del entorno inmediato de las calles Benito de San Martín y Besares, transformando estas calles de pueblo en corredores conectados a la autopista. Particularmente la calle Besares se verá colapsada con el incremento del tránsito al abrirse en forma directa para ingresos y egreso de autos a la Panamericana. Esto impulsará en el futuro su inevitable ensanchamiento para lo cual deberán talarse sus añosos árboles que tanto la caracterizan.

 

Existe un Plan Integral de Movilidad para el Área Metropolitana de Mendoza 203012 (2013-2017) y un Programa de Desarrollo de Áreas Metropolitanas del Interior DAMI II (BID 3780/OC-AR) financiado por el BID que se basa en el paradigma de la movilidad sustentable y hace un fuerte énfasis en el desincentivo al uso del automóvil particular, el incentivo al transporte público, el uso de medios de movilidad más sustentables, el cuidado del medio ambiente,  la recuperación y refuncionalización del arbolado público urbano. El Intercambiador Besares no solo no contempla este Plan Integral de Movilidad sino que va en su contra.

 

En la provincia de Mendoza, el arbolado público es declarado patrimonio natural y cultural y como parte del “bosque urbano”, además de considerarse un servicio público por los beneficios que brinda (Ley Provincial Nº 7874/2008).  La erradicación de las arboledas atenta en contra de esta, la primera ley forestal promulgada en el país, y contra un amplio marco institucional y jurídico de Mendoza.
A su vez, se contrapone a lo previamente financiado por el BID y expresado en el Programa de Desarrollo de Áreas Metropolitanas del Interior DAMI II (BID 3780/OC-AR) sobre la priorización de la recuperación y refuncionalización del arbolado público urbano.

 

El Intercambiador Besares producirá colapsos vehiculares en horas pico debido a la complejidad de la solución vial  proyectada en la calle Besares y Benito de San Martín.   El acceso a la ruta es complejo  por los más de un giro necesarios,  y peligrosamente ubicados en un espacio muy reducido.  La salida de la ruta con ingreso a la calle B. de S. Martín  es muy corto para lograr la reducción de la velocidad necesaria.  La prioridad de la calle Besares sobre Benito de San Martín,  con giros a la derecha e izquierda y aumento vehicular no  permitirá la circulación franca norte-sur sobre esta,   ni el cruce de calle Besares vehicularmente y mucho menos peatonalmente o en bicicleta.

 

La Dirección Provincial de Vialidad, en la selección de participación de Actores Significativos afectados por las obras, omitió invitar formalmente a los frentistas Besares y Benito de San Martín impactados directamente y potencialmente damnificados por el proyecto ejecutado para este intercambiador.

La omisión abarca a los habitantes de Chacras de Coria, ya que en el uso de las calles del distrito, la redistribución del tránsito, el aumento de caudal, las obras futuras que requerirá el distrito, los impacta ampliamente, por lo que debieron ser considerados también Actores Significativos de las modificaciones a efectuarse en tramo II y específicamente en el intercambiador Besares.

 

Sobre la participación de los vecinos en los procesos de consulta, en el dictamen de la UNCUYO se observa que falta la participación de los frentistas involucrados. Se puede leer en la página 24 del Diactamen (Dictamen UNCUYO, 2019:24)

No hay estudio de movilidad urbana cotidiana en el sector, ni se referencia quienes son los usuarios de los accesos como calle Besares y Benito de San Martín.  Esto demuestra el bajo impacto de inclusividad y sostenibilidad en la propuesta del sistema de accesibilidad.  El dictamen realizado por la Universidad Nacional de Cuyo, expresa “se percibe que no se ha caracterizado de la misma manera a la población que no será relocalizada, con lo cual no ha sido posible identificar, ni valorar impactos específicos que podrían afectar a dichos grupos, como es el caso del impacto temporario o permanente que provocaría la obra en los frentistas” (Dictamen UNCUYO, 2019:24).

En el mismo dictamen, la Universidad Nacional de Cuyo hace severas advertencias sobre las faltas en la Manifestación General de Impacto Ambiental (MGIA)  de las obras complementarias.

La manifestación de la MGIA también debería explicitar los convenios interjurisdiccionales que se desarrollan a lo largo de la obra entre la DPV y la Municipalidad de Luján de Cuyo, solicitadas por la Ley 8051 en el artículo 24. En ningún lado se encuentra esta documentación.

 

En la identificación y valoración de impactos durante la construcción las acciones descriptas no están contemplando el impacto a producirse con la ejecución de un túnel y la eliminación de parte del cerro que se encuentra a escasos metros de los frentistas.   No hay relevamiento ni estudio de flujos de circulaciones de la situación existente o futura del lugar donde se emplazará el intercambiador Besaresno hay medición de circulación vehicular, peatonal ni de bicicletas actuales ni estimaciones reales a futuro presentadas en los estudios de impacto,  ni se han incluido estudios de los impactos futuros de los cambios a producirse en las calles Benito de San Martin y Besares.

En la identificación y valoración de impactos de proyecto o del funcionamiento se omite al nuevo Intercambiador Besares como variable productora de impactos positivos o negativos, no existe estudio específico.

Los dictámenes técnico de la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial (APOT) y de la Municipalidad de Luján, omiten expresarse sobre el Intercambiador Besares, no hay instrucciones, no lo mencionan, ni lo reconocen. Tampoco manifiestan acciones al respecto.

Nota: Valeria Mendez

También te puede interesar leer

Chacras: Vecinos de pie contra la destrucción del pueblo

 

Post by Valeria Mendez

3 Responses to Panamericana: El BID escuchó a vecinos de Chacras y pidió mejoras a Vialidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *